Welcome to Avis

Tipos de coches eléctricos y cuál comprar

BMW iX

¿Quieres pasarte de gasolina o diésel a eléctrico?

Cambiar tu coche de gasolina o diésel puede parecer un gran paso, pero cada vez más gobiernos de todo el mundo están poniendo un límite de tiempo a los motores de combustión.

En la Unión Europea, la venta de coches de gasolina y diésel nuevos se prohibirá para 2035. Es más, Francia ha anunciado que planea prohibir por completo la circulación de coches de gasolina y diésel en sus carreteras para 2040. En Reino Unido, a partir de 2030 solo se venderán coches nuevos eléctricos.

El futuro es eléctrico, pero… ¿qué tipos de coches eléctricos hay y cómo puedes saber cuál elegir?

¿Qué tipos de coches eléctricos hay?

A la hora de pasarte a un vehículo eléctrico tienes tres opciones:

  • Híbrido
  • Híbrido enchufable
  • Eléctrico

Entonces, ¿qué es un coche eléctrico y en qué se diferencia de uno híbrido y de uno híbrido enchufable?

Los vehículos eléctricos funcionan mediante una variedad de tecnologías diferentes con distintos grados de electrificación. Las variantes van desde hibridaciones eléctricas suaves de motores de combustión, donde el motor eléctrico no puede impulsar el coche por sí solo, híbridos o híbridos enchufables, hasta la electrificación total de coches completamente eléctricos que solo tienen un motor eléctrico y una batería.

Citroën C4e

Híbridos

¿Qué es un coche híbrido?
Los vehículos híbridos tienen tanto un motor de gasolina o diésel como uno eléctrico. El sistema es muy similar al de los híbridos enchufables, con la diferencia de que la batería de este tipo de coches tiene una capacidad reducida para alimentar el motor eléctrico. Hay dos tipos de vehículos híbridos distintos.

Los coches híbridos en paralelo funcionan con un motor de combustión, un motor eléctrico o una combinación de ambos. Desacelerar o utilizar los frenos recarga la batería.

Los coches híbridos con autonomía ampliada utilizan el motor de combustión para recargar la batería del motor eléctrico. En algunos vehículos existen tres modos: eléctrico, en el que el motor de gasolina carga la batería del motor eléctrico para impulsar el coche; híbrido, en el que el coche cambia entre el motor de gasolina y el eléctrico según las condiciones; y el modo de motor, que solo utiliza el motor de gasolina.

Híbridos enchufables (PHEV)

¿Cómo funciona un coche híbrido enchufable?
Estos coches electrificados cuentan tanto con un motor eléctrico como con uno de combustión interna, que puede utilizarse para impulsar el coche o recargar la batería. La batería, de mayor tamaño que la de los vehículos híbridos, también se puede cargar enchufándola a la red eléctrica. La autonomía eléctrica de este tipo de vehículos varía de un modelo a otro, oscilando entre los 10 km y los 80 km.

 

Coches eléctricos

¿Qué es un coche eléctrico?
Son los coches eléctricos puros, ya que su motor funciona exclusivamente gracias a la energía eléctrica. Es decir, no tienen ningún motor de combustión interna. Los motores de este tipo de vehículos eléctricos obtienen su energía de las baterías, que se recargan enchufándolas a la red eléctrica.

Cómo elegir un coche eléctrico
En primer lugar, esto dependerá de dónde vivas y del tipo de conducción que realices. Si conduces la mayor parte de tu kilometraje en un entorno urbano, pero recorres largas distancias, quizás lo más beneficioso sería que apostases por impulsarte solo con la energía eléctrica de un coche híbrido. Si haces viajes cortos frecuentes, es posible que te compense más comprar o alquilar un coche eléctrico, que te permitirá desplazarte por la ciudad sin emisiones y sin necesidad de visitar una gasolinera.

Para ahorrar combustible en trayectos más largos sin necesidad de detenerte para cargar el vehículo, los híbridos enchufables (PHEV) pueden ser una buena opción. La batería de un PHEV se puede recargar en un punto de carga doméstico o a través de la red de carga pública. Los híbridos enchufables son el término medio entre los tipos de coche híbridos y los totalmente eléctricos. Parte de la conducción se puede realizar con energía eléctrica, pero con el motor de combustión como plan B.

La preocupación por la autonomía era típica en la vida de los primeros propietarios de coches eléctricos. Por suerte, las redes de carga públicas se amplían día a día y la distancia que los coches pueden recorrer con una sola carga aumenta cada vez más. Si tienes acceso a estacionamiento en la entrada de tu casa, una unidad de carga doméstica te permitirá cargar el coche más rápido beneficiándote de tarifas nocturnas más económicas.